Surge como consecuencia de la reforma penal del 2008 que entró en vigor el 18 de junio de 2016. Las principales diferencias entre el sistema penal mixto y el sistema penal acusatorio son, entre otras, la distinción entre las funciones acusadora y juzgadora, la forma de sustanciar el procedimiento (oral, escrito, fases), la forma de resolver el conflicto (Juicio oral, Criterio de oportunidad, justicia alternativa, suspensión condicional del proceso y proceso abreviado) Ley  nacional  de  mecanismos alternativos de  solución  de controversias  en  materia penal, Código Nacional de Procedimientos Penales) y las medidas cautelares (art. 155 Código Nacional de Procedimientos Penales).

De tal forma que, las principales características del sistema penal acusatorio son que: el procedimiento se desahoga ante el juez de control, juez de debate y juez de ejecución (diferentes tipos de jueces dependiendo de la instancia), se basa en la presunción de inocencia (antes en presunción de culpabilidad), existen medios alternos para la solución de controversias, no existe la confesión del imputado, la prisión preventiva es solo una medida cautelar (es la excepción), las actuaciones de acusación, defensa y decisión se encomiendan a distintas personas (Ministerio Público, fiscal acusador), la defensa al inculpado o defensor y la decisión final al juez o Magistrado,  existe la protección de los derechos humanos, la acusación es a instancia del ofendido no es oficiosa, existe libertad de prueba en la acusación.

El sistema penal acusatorio se conforma por las siguientes etapas:

Etapa de investigación. Se divide en dos etapas, la primera es la investigación inicial que comienza con la denuncia y concluye con la puesta a disposición del Juez. La segunda es la investigación complementaria ante el Juez de Control, comienza con la audiencia inicial y termina con el auto de vinculación a proceso (art 19 CPEUM) en esta se resuelve sobre las medidas cautelares, la orden de aprehensión, la formulación de imputación, la primera declaración y el auto de vinculación a proceso.

Etapa intermedia. Comienza con la formulación de la acusación ante el Juez de control, quien vigilará la actuación del órgano investigador, establece que pruebas serán desahogadas en el juicio y determina si debe aperturarse el juicio oral. Aquí puede que se opte por método alternativo de solución de conflictos o por el juicio abreviado (criterio de oportunidad, justicia alternativa, suspensión condicional del proceso y proceso abreviado).

Etapa de juicio. En esta desempeñan sus funciones jueces de sentencia, diferentes a quienes hacen labores jurisdiccionales de control, ante quienes se desahogarán las pruebas aportadas por las partes, procesados y ofendidos en igualdad de circunstancias y representados, respectivamente, por el abogado defensor y el fiscal o agente del Ministerio Público a fin de que se valoren y se emita sentencia.

Etapa de ejecución. En esta etapa la persona sentenciada compurgará la pena que le fue impuesta, cuya vigilancia estará a cargo de los órganos judiciales de ejecución de sentencias, es decir, el juez de instrucción.

Lic. Yoshiko Oda.